domingo, mayo 22, 2005

un pañuelo rosa

Ayer, otra vez, me hicieron vibrar. Ahora que ha desaparecido la Compañia de Danza de Zaragoza, es cuando nos damos cuenta de las maravillas que pueden aparecer por el Teatro Principal, y lo que podríamos hacer aquí.



Mariana Pineda fue una heroína liberal cuya historia quedó reflejada en un romance popular de Federico García Lorca. El trío formado por Sara Baras, Manolo Sanlúcar y Lluís Pasqual trajo ayer al Principal Mariana Pineda, una maravilla de representación de danza flamenca.



Esto fue el plato fuerte de la velada, realmente emotivo, y con una Sara Baras capaz de transmitir unos sentimientos como poco gente puede llegar a hacer; con una plasticidad y una fuerza alcanzbles por muy pocos. Y sí, realmente me enamoré cuando apareció aquel pañuelo rosa...
Pero tras esto y como fin de fiesta, vino el ( y cito palabras textuales que llegaron a mis oidos, jeje): "ahora es cuando se lo pasan bien"... pero de esto no voy a hablar, me lo quedo para mí.
Besos y abrazos para aquellos que saben deleitarse con el placer de los sentidos.

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Cuando un artista consigue trasmitir el sentimiento, es imposible no reconocer la genialidad.

Ayer noche, asistí en el Teatro Pricipal a la magestuosa actuación de la compañía de Sara Baras, representando Mariana Pineda.

El arte, el sentimiento, la musica , con ese toque inconfundible de el Maestro Paco de Lucia, me arrastraron a un espacio de sensaciones único, personal, en el que descubrí el amor , la pasión, el dolor y el odio através del movimiento de los cuerpos al ritmo del taconeo y el cajón. Como os digo todo un espacio de sensaciones.

Apesar de no ser muy instruida en estas artes disfruté como nadie con el espectáculo, por eso quiero agradecer este detalle e invitaros a descubrir esa hermosa desconocida que es la danza.

Gracias por este regalo.

11:38 p. m.  
Blogger kike said...

No hace estar muy instruida para disfrutar de algo así. Únicamente hace falta tener la sensibilidad suficiente para poder sentir las cosas que se transmiten desde el escenario, nada más.
Me alegro de veras que te gustara tanto.
Otro día, más y mejor.
un abrazo, compañera de insomnio.

3:15 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

No me digas que no se les veia disfrutar?? casi tanto como nosotros desde la butaca, con los ojos como platos y la boca medio abierta...te debo una. Besitos y gracias por el espectaculo.

3:58 p. m.  
Blogger kike said...

Por supuesto que se les veía disfrutar!!!! Sí, fue emotivo, muy emotivo. Y claro, al final había que soltarse un poco...
Y te vuelvo a decir, a mi nadie me debe nada. Fue suficiente con que disfrutaras casi tanto como yo, y a la salida nos pudieramos marcar unos taconeos, que por cierto, lo hago mucho mejor que tú, jejeje :P
Como siempre, un beso pa tos(como el flamenco).

9:47 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home